lunes, 6 de febrero de 2017

Felicidad = amor, trabajo, cultura y coherencia

Llegamos a cierto momento en nuestras vidas tras vivir en pareja, educar hijos, privarte de libertades y muchas peripecias en que te replanteas muchas cosas y me ha parecido muy interesante este artículo del Dr. Enrique Rojas sobre los errores en la vida sentimental...

Es Catedrático de Psiquiatría y Director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid. Es Presidente de la Fundación Rojas-Estapé, inaugurada en el 2009 para el estudio y tratamiento de los trastornos de la personalidad en personas con pocos recursos materiales.

Os dejo el link al artículo y os destaco algunas reflexiones para cuando os replanteéis vuestra vida sentimental ;-) Recomiendo mucho su lectura.

"Equivocarse en las expectativas. Esta suele ser la equivocación de base. las ideas preconcebidas, esperanzas e ilusiones sobre lo que se entiende a nivel general sobre el amor está envuelto, hoy mas que nunca, de confusión."



"La felicidad es una operación compleja, proyectiva, que debe estar compuesta de amor, trabajo , cultura, pero ensamblados de un cemento que los une y les da solidez: la coherencia."


"Es un fallo bastante generalizado pensar que solo con estar enamorado es suficiente para que el amor funcione. Ese es el principio, el empujón que pone en marcha toda la maquinaria psicológica de los sentimientos y que los comienzos tiene una enorme fuerza. Pero eso tiene validez solo al principio. El amor es como un fuego que hay que alimentarlo día a día. Si no, se apaga. Hay que nutrirlo de cosas pequeñas, en apariencia poco relevantes, pero que están en la falda de lo diario."




"La vida conyugal necesita ser aprendida. Es de una gran inmadurez pensar que una vez que dos personas deciden compartir su vida, todo irá circulando mas o menos bien, por el solo hecho de la decisión recíproca de estar el uno de acuerdo con el otro; se necesitan, se compenetran, están enamorados, hay un consenso sobre lo básico bien hilvanado. Siendo todo eso importante, a medio plazo va a ser poco."


Otra equivocación muy reiterada consiste en desconocer que a lo largo de cualquier relación conyugal , por estable y positiva que sea, han de darse algunas crísis psicológicas. Unas serán fisiológicas o anormales: estadios de crecimiento. Otras, propias del desgaste de la convivencia. Y por supuesto, también aquellas imprevistas y repletas de matices, propias de lo que es la condición humana: éstas necesitarán una terapia concreta según sus características. La persona inmadura se sorprende de unas y otras . la que está mas hecha, relativiza su importancia y se pone a trabajar para corregir y pulir y limar lo que es menester. Es la mirada inteligente sobre la realidad emocional.


Gràcies per Compartir!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada